¡Hola! Somos dos hermanas cocinillas (una más que otra) que teníamos el mismo problema, dónde colocar nuestro robot de cocina, que no se moje, se ensucie, se queme o se estropee de tanto moverlo. Y ente risas y quejas absurdas de lo dura que es la vida del cocinilla, se nos ocurrió la idea de estos soportes para desplazar nuestro juguetito por la encimera de la cocina a donde más nos convenga, salvando la placa vitrocerámica.

Así surgió YOVITHERMO.